La Valtellina, un hallazgo en Los Molles (Mendoza)

No recuerdo de donde habíamos vuelto. Quizás fue la tarde después de haber viajado para conocer el olvidado Hotel termal El Sosneado, en la localidad del mismo nombre, en la Provincia de Mendoza. Eso me parece lo mas coherente. El tema es que teníamos hambre y nos fuimos para “el pueblo” en busca de una casa de té, cafetería, panadería, o algún lugar donde poder conseguir algo caliente.

Con frio, a pesar de la época del año, o quizás destemplados por haber intentado bañarnos en las frías aguas termales. Estábamos alojados en el “hotel (termal) Lahuen Co“. Pongo entre paréntesis lo de termal, porque en ningún lugar lo especifica y fue una grata sorpresa.

Volviendo al asunto: salimos del hotel y caminamos por la banquina y los costados de la ruta 222 con dirección al oeste, hasta el puente que se encuentra a la derecha que cruza el Río Salado, y se mete en el pueblo donde conviven exiliados de todo el país y originarios Mapuches. Caminando por esa calle, ya en dirección norte y durante la curva que describe hacia el noroeste, nos encontramos con un lugar que parecía cerrado. Primero nos lamentamos y, al acercarnos y tratar de entrar, descubrimos que había alguien dentro. Resultó ser el dueño, quien nos abrió y, a pesar de la hora, nos atendió como si fuéramos los primeros clientes (o familiares) que llegan al lugar.

Charlamos sobre nuestro viaje, las cosas que habíamos visto y lo que nos quedaba, y él nos contó un poco sobre su vida: oriundo de la ciudad de Haedo (Buenos Aires), viajó y trabajó en Italia, se enamoró de la gastronomía y, de vuelta en Argentina, recorrió y se asentó en este lugar, La Valtellina, no solo una casa de té y restaurante, sinó también un hotel de montaña.

La Valtellina / Frente del hotel

El lugar es acogedor, cálido y brinda buen reparo contra el clima. En invierno suele nevar y creería que el viento deber ser terrible.

La Valtellina / Salón principal

Las paredes se encuentran empeladas con mensajes que dejan quienes se acercaron al lugar. Es tradición. Conviven desde dibujos, mensajes escritos y cuadros con fotografías, hasta obsequios realizados por huéspedes y amigos.

El sitio web para conocer mas el lugar es http://lavaltellina.com.ar/ .

Sala bajo recinto de la HCDN / De depósito a nuevo espacio para los Legisladores

El hoy flamante Salón bajo recinto, que se preparó y acondicionó para ser usado como punto de reunión de diputados durante los días de sesión, dista mucho de lo que era hace unos años.

Sala Bajo Recinto HCDN

Inaugurado el 1 de marzo de 2019, luego de 110 años de olvido y abandono, se encuentra dispuesto bajo el recinto de la Cámara de Diputados.

Se lo conocía como “Barrio chino”, y se asemejaba a un depósito donde iban a parar muebles y accesorios en general (como alfombras, pesadas cortinas bordó cosidas con hilos de oro, y mil cosas mas). También era utilizado como un espacio común donde, entre otros, se juntaban a comer las cuadrillas del cuerpo de seguridad del palacio y personal de servicios generales.

Había un sector donde también se guardaban herramientas de trabajo (escaleras altas, lustradoras, etc.).

Foto de archivo – Crédito de foto Daniel Jayo
Foto de archivo – Crédito de foto Daniel Jayo

Antes de contar con este espacio, los legisladores almorzaban y cenaban en el Salón Delia Parodi, un lugar que no estaba preparado para esos momentos, que debía ser acondicionado cada vez que había labores.

La obra demandó ocho meses de trabajo y se realizaron la premisa de respetar el estilo y las estructuras originales del edificio.

Agradezco al cuerpo de Seguridad de Diputados y al Lic. Emilio Vazquez por los datos aportados para la redacción de esta nota.

Confitería Del Molino / Parte 1 / Serie fotográfica

Con motivo de la decimoquinta edición de La Noche de los Museos, el edificio, ícono del estilo Art Nouveau porteño y Monumento Histórico Nacional desde 1997, El Edificio del Molino, fue presentado a la comunidad después de su cierre definitivo, 21 años atrás.

Con más de un siglo de historia, el Edificio del Molino está ubicado en la llamada Manzana Legislativa de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Posee una estructura metálica, con mampostería de ladrillo como cerramiento, entrepisos de perfilería metálica con bovedilla y piezas de hormigón premoldeado en escaleras y torre-cúpula. Cada espacio presenta, según sus usos, pisos de piedra -mármoles de procedencia europea-, finos pisos de madera u ornatos pre moldeados de yeso estucado o con toques dorados.

El Edificio

  • Superficie total edificada: 6.900 m2.
  • Tres subsuelos: servicios y mantenimiento, producción de pastelería y fábrica de hielo.
  • Planta baja: venta de productos de pastelería y confitería.
  • Primer piso: salón de fiestas.
  • Cuatro pisos -del segundo al quinto-: se dividen en ala Rivadavia –dos departamentos por piso– y ala Callao –un departamento por piso–.
  • Torre: cúpula y mirador.

Los tiempos del Molino

  • 1859: Constantino Rossi y Cayetano Brenna, destacados pasteleros de origen italiano, inauguran la “Confitería del Centro”, ubicada en Rivadavia y Rodríguez Peña. En 1866, el comercio pasa a llamarse “Antigua Confitería del Molino” y, en 1905, se traslada a un nuevo local en Rivadavia y Callao.
  • 1916: El 9 de julio, en conmemoración del Centenario de la Independencia, la panadería se reinaugura como “Confitería del Molino” en un edificio que integra varias propiedades linderas y que se transformará en un ícono del Art Nouveau en Argentina, obra del Arquitecto Francisco Gianotti.
  • 1930: Durante el golpe de Estado que derrocó a Hipólito Yrigoyen, la confitería es incendiada y se cierra. La reconstrucción demanda casi un año de trabajo.
  • 1978: Se produce la quiebra comercial de la confitería y es adquirida por los nietos de Cayetano Brenna, quienes introducen una serie de mejoras para adecuarla a los nuevos tiempos.
  • 1997: La crisis empuja a la confitería a cerrar sus puertas. Es declarada Monumento Histórico Nacional –Decreto N°1110/97–.
  • 2014: Se sanciona la Ley N°27.009 –de autoría del Senador (MC) Samuel Cabanchik– que declara al inmueble “de utilidad pública y sujeto a expropiación, por su valor histórico y cultural”, y se procede a su expropiación.
  • 2018: En el mes de julio, el Congreso Nacional, a través de la Comisión Bicameral Administradora del Edificio del Molino, toma posesión del inmueble e inicia las tareas de recuperación.

@delmolinook / #lavueltadelmolino