Postales de la Feria de Tristán Narvaja

Postales de la Feria de Tristán Narvaja

Cada domingo, sobre la calle Tristán Narvaja, en Montevido, se arma una histórica feria que lleva el nombre de la calle. Colores, olores, frutas, verduras, gente y antigüedades, se dan lugar por igual en este paseo obligatorio si andás por la ciudad.

Hay mucha info complementaria en https://es.wikipedia.org/wiki/Feria_de_Trist%C3%A1n_Narvaja .

La Valtellina, un hallazgo en Los Molles (Mendoza)

No recuerdo de donde habíamos vuelto. Quizás fue la tarde después de haber viajado para conocer el olvidado Hotel termal El Sosneado, en la localidad del mismo nombre, en la Provincia de Mendoza. Eso me parece lo mas coherente. El tema es que teníamos hambre y nos fuimos para “el pueblo” en busca de una casa de té, cafetería, panadería, o algún lugar donde poder conseguir algo caliente.

Con frio, a pesar de la época del año, o quizás destemplados por haber intentado bañarnos en las frías aguas termales. Estábamos alojados en el “hotel (termal) Lahuen Co“. Pongo entre paréntesis lo de termal, porque en ningún lugar lo especifica y fue una grata sorpresa.

Volviendo al asunto: salimos del hotel y caminamos por la banquina y los costados de la ruta 222 con dirección al oeste, hasta el puente que se encuentra a la derecha que cruza el Río Salado, y se mete en el pueblo donde conviven exiliados de todo el país y originarios Mapuches. Caminando por esa calle, ya en dirección norte y durante la curva que describe hacia el noroeste, nos encontramos con un lugar que parecía cerrado. Primero nos lamentamos y, al acercarnos y tratar de entrar, descubrimos que había alguien dentro. Resultó ser el dueño, quien nos abrió y, a pesar de la hora, nos atendió como si fuéramos los primeros clientes (o familiares) que llegan al lugar.

Charlamos sobre nuestro viaje, las cosas que habíamos visto y lo que nos quedaba, y él nos contó un poco sobre su vida: oriundo de la ciudad de Haedo (Buenos Aires), viajó y trabajó en Italia, se enamoró de la gastronomía y, de vuelta en Argentina, recorrió y se asentó en este lugar, La Valtellina, no solo una casa de té y restaurante, sinó también un hotel de montaña.

La Valtellina / Frente del hotel

El lugar es acogedor, cálido y brinda buen reparo contra el clima. En invierno suele nevar y creería que el viento deber ser terrible.

La Valtellina / Salón principal

Las paredes se encuentran empeladas con mensajes que dejan quienes se acercaron al lugar. Es tradición. Conviven desde dibujos, mensajes escritos y cuadros con fotografías, hasta obsequios realizados por huéspedes y amigos.

El sitio web para conocer mas el lugar es http://lavaltellina.com.ar/ .

Tren a las nubes / Relato / Serie fotográfica

Salimos de Salta Capital temprano, previendo llegar a las 11:30 de la mañana y poder abordar en la estación San Antonio de los Cobres, el tren turístico que nos llevaría hasta el Viadúcto la Polvorilla que circula sobre ramal C-14 del Ferrocarril General Manuel Belgrano, conocido como “Tren a las nubes“.

El trayecto, que realizamos en auto, fue de 167 km. por la ruta 51, que se encuentra asfaltada en casi su totalidad (hay tramos de ripio pero son de pocos metros y se encuentra bien cuidado).

El trayecto desde la estación San Antonio de los Cobres hasta la estación La Polvorilla dura aproximadamente una hora, y tiene dos paradas: una técnica en la cual desenganchan la locomotora del frente de la formación, y la colocan al final, de manera de poder contar con la potencia necesaria para hacer el resto del trayecto. Esta maniobra se realiza en una estación llamada “Mina Concordia”. Finalizada la maniobra, el viaje continúa hasta el viaducto, el cual transita hasta el final, detienen la formación, solicitan a los pasajeros que cambien de asientos, y retrocede hasta la estación La Polvorilla. El motivo es para que todos puedan contar con las fotografías del tren sobre el puente.

Una vez detenido el tren en la estación, se invita a descender, caminar en la feria y, porque no, llevarse unos lindos recuerdos hechos por artesanos, y compartir el izamineto de la bandera argentina en el punto mas alto de la estación.

El regreso estuvo marcado por la tranquilidad de la gente. Habiendo transitado hasta el final, y resistido la altura máxima (unos 4220 metros sobre el nivel del mar), el pesar de sufrir “apunamiento” (falta de adaptación del organismo a la falta de oxígeno producido por la altitud) fue reemplazado por siestas por donde alcanzaba a mirar.