Sala bajo recinto de la HCDN / De depósito a nuevo espacio para los Legisladores

El hoy flamante Salón bajo recinto, que se preparó y acondicionó para ser usado como punto de reunión de diputados durante los días de sesión, dista mucho de lo que era hace unos años.

Sala Bajo Recinto HCDN

Inaugurado el 1 de marzo de 2019, luego de 110 años de olvido y abandono, se encuentra dispuesto bajo el recinto de la Cámara de Diputados.

Se lo conocía como “Barrio chino”, y se asemejaba a un depósito donde iban a parar muebles y accesorios en general (como alfombras, pesadas cortinas bordó cosidas con hilos de oro, y mil cosas mas). También era utilizado como un espacio común donde, entre otros, se juntaban a comer las cuadrillas del cuerpo de seguridad del palacio y personal de servicios generales.

Había un sector donde también se guardaban herramientas de trabajo (escaleras altas, lustradoras, etc.).

Foto de archivo – Crédito de foto Daniel Jayo
Foto de archivo – Crédito de foto Daniel Jayo

Antes de contar con este espacio, los legisladores almorzaban y cenaban en el Salón Delia Parodi, un lugar que no estaba preparado para esos momentos, que debía ser acondicionado cada vez que había labores.

La obra demandó ocho meses de trabajo y se realizaron la premisa de respetar el estilo y las estructuras originales del edificio.

Agradezco al cuerpo de Seguridad de Diputados y al Lic. Emilio Vazquez por los datos aportados para la redacción de esta nota.

Confitería Del Molino / Parte 1 / Serie fotográfica

Con motivo de la decimoquinta edición de La Noche de los Museos, el edificio, ícono del estilo Art Nouveau porteño y Monumento Histórico Nacional desde 1997, El Edificio del Molino, fue presentado a la comunidad después de su cierre definitivo, 21 años atrás.

Con más de un siglo de historia, el Edificio del Molino está ubicado en la llamada Manzana Legislativa de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Posee una estructura metálica, con mampostería de ladrillo como cerramiento, entrepisos de perfilería metálica con bovedilla y piezas de hormigón premoldeado en escaleras y torre-cúpula. Cada espacio presenta, según sus usos, pisos de piedra -mármoles de procedencia europea-, finos pisos de madera u ornatos pre moldeados de yeso estucado o con toques dorados.

El Edificio

  • Superficie total edificada: 6.900 m2.
  • Tres subsuelos: servicios y mantenimiento, producción de pastelería y fábrica de hielo.
  • Planta baja: venta de productos de pastelería y confitería.
  • Primer piso: salón de fiestas.
  • Cuatro pisos -del segundo al quinto-: se dividen en ala Rivadavia –dos departamentos por piso– y ala Callao –un departamento por piso–.
  • Torre: cúpula y mirador.

Los tiempos del Molino

  • 1859: Constantino Rossi y Cayetano Brenna, destacados pasteleros de origen italiano, inauguran la “Confitería del Centro”, ubicada en Rivadavia y Rodríguez Peña. En 1866, el comercio pasa a llamarse “Antigua Confitería del Molino” y, en 1905, se traslada a un nuevo local en Rivadavia y Callao.
  • 1916: El 9 de julio, en conmemoración del Centenario de la Independencia, la panadería se reinaugura como “Confitería del Molino” en un edificio que integra varias propiedades linderas y que se transformará en un ícono del Art Nouveau en Argentina, obra del Arquitecto Francisco Gianotti.
  • 1930: Durante el golpe de Estado que derrocó a Hipólito Yrigoyen, la confitería es incendiada y se cierra. La reconstrucción demanda casi un año de trabajo.
  • 1978: Se produce la quiebra comercial de la confitería y es adquirida por los nietos de Cayetano Brenna, quienes introducen una serie de mejoras para adecuarla a los nuevos tiempos.
  • 1997: La crisis empuja a la confitería a cerrar sus puertas. Es declarada Monumento Histórico Nacional –Decreto N°1110/97–.
  • 2014: Se sanciona la Ley N°27.009 –de autoría del Senador (MC) Samuel Cabanchik– que declara al inmueble “de utilidad pública y sujeto a expropiación, por su valor histórico y cultural”, y se procede a su expropiación.
  • 2018: En el mes de julio, el Congreso Nacional, a través de la Comisión Bicameral Administradora del Edificio del Molino, toma posesión del inmueble e inicia las tareas de recuperación.

@delmolinook / #lavueltadelmolino

Tren a las nubes / Relato / Serie fotográfica

Salimos de Salta Capital temprano, previendo llegar a las 11:30 de la mañana y poder abordar en la estación San Antonio de los Cobres, el tren turístico que nos llevaría hasta el Viadúcto la Polvorilla que circula sobre ramal C-14 del Ferrocarril General Manuel Belgrano, conocido como “Tren a las nubes“.

El trayecto, que realizamos en auto, fue de 167 km. por la ruta 51, que se encuentra asfaltada en casi su totalidad (hay tramos de ripio pero son de pocos metros y se encuentra bien cuidado).

El trayecto desde la estación San Antonio de los Cobres hasta la estación La Polvorilla dura aproximadamente una hora, y tiene dos paradas: una técnica en la cual desenganchan la locomotora del frente de la formación, y la colocan al final, de manera de poder contar con la potencia necesaria para hacer el resto del trayecto. Esta maniobra se realiza en una estación llamada “Mina Concordia”. Finalizada la maniobra, el viaje continúa hasta el viaducto, el cual transita hasta el final, detienen la formación, solicitan a los pasajeros que cambien de asientos, y retrocede hasta la estación La Polvorilla. El motivo es para que todos puedan contar con las fotografías del tren sobre el puente.

Una vez detenido el tren en la estación, se invita a descender, caminar en la feria y, porque no, llevarse unos lindos recuerdos hechos por artesanos, y compartir el izamineto de la bandera argentina en el punto mas alto de la estación.

El regreso estuvo marcado por la tranquilidad de la gente. Habiendo transitado hasta el final, y resistido la altura máxima (unos 4220 metros sobre el nivel del mar), el pesar de sufrir “apunamiento” (falta de adaptación del organismo a la falta de oxígeno producido por la altitud) fue reemplazado por siestas por donde alcanzaba a mirar.